Youtube y Pocoyó

Pocoyoutube

En primer lugar, disculpadme por el retraso en contestar el post anterior… estaba de vacaciones y sin ordenadores alrededor… y como soy tan l..e..n..t..o incluso cuando tengo uno…!

He pensado en la pregunta que me habéis hecho, una pregunta muy interesante, y voy a intentar expresar mi punto de vista (PDV) sobre este tema. También creo que puede generar un debate interesante, y que podría ayudar a entender la visión de los creadores/co-productores/licenciatarios de una serie de TV (y probablemente de una película).

Imagino que vuestra pregunta es más sencilla, básicamente es “Youtube, sí o no, no nos sermonees, David”. Pero aprovechando la oportunidad que me dais con vuestra pregunta, voy a expresar un pensamiento en voz alta sobre este asunto…

Para empezar, creo que todos comprendemos que cuando Youtube, Emule (o cualquiera de los sistemas que permiten la emisión/distribución de un producto audiovisual sin el permiso explícito de de los propietarios del mismo) emite una película o un capítulo de una serie, eso implica la reducción de los beneficios directos del producto (lo que llamamos piratería), y es un desafío enorme para el desarrollo de productos audiovisuales de calidad, y por lo tanto, del futuro de esta industria.

Estoy al 100% en contra de la piratería… pero no es tan sencillo…

Voy a dividir este post en 4 partes. Mi visión como creador, mi visión como co-productor de la serie y socio de Zinkia, el PDV de los licenciatarios, y al final mis conclusiones (jaja, es como si estuviera preparando una conferencia).

Desde el PDV del creador: Para una serie como Pocoyó, Youtube es una herramienta extraordinaria para transmitir sus ideas; después de todo, aunque Pocoyó se ha vendido en  muchos países, no está presente en todos, y en algunos no se emite en abierto. En algunos, como Japón, se emite en canal de pago, y eso reduce mucho el número de espectadores. Además, siendo como es una serie infantil cuyos episodios duran sólo 7 minutos, es fácil perdérselo a menos que lo grabes, y por ello Youtube es manera extraordinaria de hacer conocer la serie.

Gracias a Youtube, hay una comunidad en Japón que se familiarizó con Pocoyó, y sé de hecho que hay mucha más gente que ha conocido así a Pocoyó. Los que sois lectores habituales del blog ya sabéis cuál es nuestra filosofía para el desarrollo de Pocoyó, así que en ese sentido, cuanta más gente conozca la serie mejor.

A mí personalmente me gusta mucho Youtube. Pero también sé que podría acabar con mi trabajo y con el de mucha gente si somos demasiado complacientes.

Desde mi PDV como co-productor y socio de la empresa: En Zinkia trabajan más de 50 personas en la serie, algunos directamente como los animadores, músicos, ilustradores, técnicos, etc… y otros indirectamente, como financieros, abogados y hasta el personal de limpieza… En Granada también hay mucha gente involucrada, productores ejecutivos, asesores, guionistas… y además están los costes generales, como alquileres, viajes, seguros, servidores, luz, ordenadores, mesas, sillas, etc etc…

Como podéis ver, el desafío económico es enorme, estamos hablando de un año y medio de trabajo por temporada (estamos en la segunda), sin contar el tiempo que necesitamos para llegar a acuerdos con coproductores, cadenas de televisión, etc, y el tiempo que se necesita para mover los pilotos y desarrollarlos, como habéis visto en la “génesis”, etc… ¿Os hacéis una idea, verdad?

Como empresa, tenemos la obligación de recuperar la inversión y generar beneficios para poder financiar las siguientes temporadas, nuestros próximos proyectos y por supuesto para nuestros socios en esta apuesta tan arriesgada… si no, decidirían llevarse su dinero a un banco e invertirlo en un producto de cero riesgo, ¿no creéis?

Si un producto audiovisual no genera suficientes beneficios, no se puede mantener el producto por muy bueno que sea (entiendo “suficientes beneficios” como los proporcionales al esfuerzo y riesgo empresarial, como ya he dicho, si no los inversores escogerían proyectos más seguros o un producto bancario).

Este es el caso con Pocoyó y con cualquier otro producto audiovisual, y por supuesto, siguiendo con esta línea de pensamiento, podéis entender cómo sistemas como Youtube pueden hacer daño a la empresa y poner en grave peligro los trabajos de los profesionales que son parte de una gran producción.

En este sentido, el tema de Emule es horrible, y aunque webs como Youtube no permiten aún emisiones con calidad profesional, no me cabe ninguna duda que lo conseguirán en un futuro próximo, y podemos imaginar que entonces se convertirían en las televisiones del futuro, pero sin el coste de pagar a los propietarios y productores legales, y esa es la clave… para un producto de bajo coste, éste podría ser un gran escaparate, que podría financiarse con patrocinadores, pero para una gran producción esto  no es viable.

Desde el PDV de los licenciatarios: Este es un caso aún más curioso. Licenciatario es la persona o compañía que compra los derechos para un producto específico en una o más partes del mundo. Compran los derechos para libros, vídeos, videojuegos, juguetes, etc. Aquí tenemos dos grupos: los propietarios de las licencias para TV y vídeo, quienes naturalmente están completamente en contra de esta forma de distribución (Youtube, Emule, etc) porque va en contra de su modelo de negocio, y el resto de los licenciatarios, que se benefician de una mayor exposición del producto, dado que venderán más merchandising, utilizando así la piratería como una forma de publicidad sin costes.

Conclusión: A la vista de todo ésto, parece que tener unos pocos capítulos (sólo unos pocos!!) de nuestra serie en estos circuitos no oficiales (que podríamos llamar piratas), es en general positivo, pero puedo decir esto para nuestra serie, que tiene más de 100 episodios y genera más beneficios con el merchandising que con licencias para televisión. Para cualquier otro producto audiovisual, tenemos que pararnos a pensar si produce daño o beneficio, y el 99% de los casos es daño.

En cualquier caso, tener algunos episodios de Pocoyó en baja resolución, como en Youtube, puede ser más positivo que negativo, pero ese no siempre es el caso con todos los productos, como ya he dicho. No os estoy animando a subir más episodios a Youtube, pero los que ya están allí podemos utilizarlos para conseguir que más gente se interese en la serie.

¿Opiniones?

David Cantolla

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

You may use these HTML tags and attributes: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>